Guía para estimular la motricidad fina de bebés y niños

En este artículo trato de explicar qué es la motricidad fina del niño, su importancia, cómo evoluciona según la edad y algunas ideas y ejemplos de juegos y ejercicios de motricidad fina para ayudarlo en el desarrollo de cada etapa

¿Qué es la motricidad fina del niño?

La motricidad infantil es el conjunto de las funciones que permiten el control de los movimientos del niño.

La motricidad fina es el desarrollo de la habilidad de la mano y la adquisición de un movimiento fino, preciso y minucioso. Se refiere a los movimientos que requieren de los pequeños músculos de la mano y de los dedos.

Su desarrollo permite favorecer la adquisición de la prensión para un mejor control y una mejor coordinación de los dedos, de las manos y de los ojos. Es necesaria para coger, soltar, tirar, llevar a su boca objetos y también movimientos como para dibujar, escribir, usar tijeras etc.

Este aprendizaje lo llevara a la autonomía, permitiendo explorar lo que hay a su alrededor.

¿Cómo madura (o evoluciona) la motricidad fina en el niño?

Cuando hablamos de la motricidad fina, a veces, nos podemos imaginar al niño alrededor de una mesa haciendo actividad gráfica o usando tijeras, pero antes de llegar a este punto, habrá que ser paciente y dejar a que su niño pase por distintas pasar etapas.

Las edades de adquisición de las distintas etapas son variables de un niño a otro, sin embargo, no varía el orden en el que ocurren esas etapas. La evolución de su motricidad va a depender de su desarrollo neurológico, es decir la maduración cerebral y las capacidades cognitivas. Pero también, la estimulación de su entorno va influir sobre el desarrollo de su motricidad.

Si hablamos de manera científica, la evolución se hace según la ley proximodistal. Esto quiere decir que la motricidad evolucionara siempre del centro del cuerpo hacia las periferias. Es decir, que su hijo debería controlar primero sus brazos, luego sus manos y después sus dedos.

Así que para estimular al niño y ayudarlo en su desarrollo, voy a explicar cómo se desarrolla la motricidad del niño y proponer juegos y ejercicios de motricidad fina en función de la etapa que puedan observar en su hijo.

Juegos y ejercicios motrices según las etapas del niño

No es fácil encontrar un juego de motricidad fina que esté adaptado al desarrollo del niño. Además, solemos tener como referencia la edad que indica la caja del juguete para ayudarnos a comprar un buen producto. Sin embargo, la edad prescrita es solo para hacernos una idea, pero en ningún caso el fabricante puede saber en qué etapa de su desarrollo está el niño.

Tenemos que tener en cuenta que cada niño se desarrolla a su ritmo, y algunos niños van a desarrollar la motricidad fina antes que el lenguaje o viceversa. El cerebro no puede desarrollar todo a la vez, por eso hay que tener paciencia y tener confianza en el niño.

Los juegos o actividades de motricidad fina tienen fines como muscular la mano y la muñeca, entrenar la pinza de los tres dedos/pulgar/índice/mayor y afinar sus gestos.

Los tres primeros meses

El bebe tiene una motricidad de reflejo, es decir que no tiene control de su movimiento. Se puede pensar que controla sus gestos cuando por ejemplo el adulto da el dedo y el bebé lo agarra. Sin embargo, este movimiento es un movimiento de reflejo: reflejo de grasping. Cuando se estimula la palma del bebe, va a tener este reflejo.

A partir de 3 meses

Este reflejo va a desaparecer para dejar sitio poco a poco a la prensión voluntaria. La mano se abrirá poco a poco. Observará con interés los objetos alrededor del pero todavía no podrá cogerlos. Cuando se pone un juguete en contacto de su mano, va a abrir la mano y cerrarla. Sera capaz de mantenerlo algunos segundos en su mano.

A partir de 4 meses

El niño va a poder mantener más tiempo un objeto en su mano, aunque se le caerá muchas veces. Podrá usar una mano y luego la otra. También intentará coger los objetos alrededor de él, su prensión es voluntaria.

A partir de 5-6 meses

Empieza a coger objeto entre su palma y sus tres últimos dedos de la mano. Todavía es un gesto impreciso.

  • Durante esta etapa se podrá proponer juguetes de motricidad fina como sonajeros, objetos que hagan sonido para desarrollar su oído, pero también objetos con materiales distintos con el fin de desarrollar su tacto. Es importante dejar los juguetes a su lado para que pueda intentar atraparlos.

Podéis instalar un móvil para el bebé, su postura inicial es boca arriba, por lo que lo primero que verá serán los sonajeros de la parte superior, además tendrá tambíen objetos a su lado. Según vaya desarrollando las distintas etapas deseara alcanzar los juguetes.

motricidad fina bebeVer ejemplo

bebe motricidad finaVer ejemplo

También podrás proponer actividades como por ejemplo, estimular su mano con plumas, tomará conciencia de su mano. Acaraciando con la pluma en la palma de su mano estimularás que la abra y la cierre.

Mi consejo en esta etapa es dejar el niños descubrir los objetos a su ritmo, instalar los objetos a una distancia que le permita alcanzarlos. Que los objetos tengan formas, tamaño y textura distinta para que pueda explorar y descubrir.

A partir de 7-8 meses

Ha adquirido una buena prensión, y puede soltar el objeto de manera voluntaria. Podrá pasar un objeto de una mano a otra, y soltarlo cuando decida. Coge los objetos entre el pulgar y su dedito.

A partir de 9-10 meses

Puede coger objetos entre el pulgar y el índice, se divierte tirándolos o dándoselos al adulto. Entre 11 y 12 meses, maneja con más decisión los objetos.

A partir de 14 meses hasta los 18 meses

Suelta las cosas con mas precisión, y puede introducir objetos en un hueco de botella, le gusta rellenar, vaciar, apilar cubos. Poco a poco dirige su cuchara a la boca. Puede reproducir un trazo con un bolígrafo o rotulador. Y también pasar las páginas de un libro.

En estas etapas se pueden utilizar una gran variedad de juguetes, con la condición de que el niño se quede sentado solo:

  • Dado de motricidad, el niño puede experimentar las formas con huecos y podrá rellenar y vaciar. Tal vez no ponga la pieza en el hueco correcto, pero no es lo que importa, sino su interés y el descubrimiento.
  • Ábacos, pista montaña rusa infantil, bloques.
  • Puzzles de madera con piezas bastante grandes a partir de 14 meses. Pero cuidado, no hay que esperar que el niño lo complete, sino que empiece a quitar las piezas e intente ponerlas donde hay hueco. Hay que dejarlo explorar el juego a su manera y poco a poco sus gestos tendrán mas precisión.
  • Se puede introducir rotuladores gruesos y pinceles con un tamaño grueso.

juguetes motricidad fina bebeVer ejemplo

Entre 2 y 3 años

El niño empieza a tener la muñeca mucho más flexible y puede girar bien el antebrazo. Maneja con mucha más precisión.

Ver ejemplo

la motricidad finaVer ejemplo

Entre 3 y 4 años

Ya puede usar las tijeras, y empieza a mantener un bolígrafo entre el pulgar y el índice. Puede abrochar los botones y enroscar una tapa, por ejemplo.

  • Juegos con cordones, mosaicos infantiles, tablero con setas, perlas, juegos de tornillo y tuerca, juguetes con botones y cremallera.
  • También juegos de construcción como Legos, Kaplas.
  • Se puede igualmente proponer plastilina, pinceles, rotuladores, cejas etc..

KAPLA NIÑOSVer ejemplo

juegos motricidadVer ejemplo

A partir de 5 años

Va a dibujar con más precisión y colorear centrando más en lo que tiene que colorear. Empieza a doblar hojas, coger mejor un lápiz para empezar a hacer líneas y letras. De hecho, en esta etapa podréis ver si tu hijo es zurdo o diestro, aunque a veces sospecháis, se puede confirmar solo a partir de 4-5 años.

  • A partir de esta edad, se podría empezar a proponer tijeras, bolígrafos, y también juegos de construcción, el niño hará todo con más precisión. También los legos más pequeños que necesitan más precisión y control de la mano.

Ver ejemplo

Terminare con un consejo importante. Cada vez que tu hijo ha adquirido una etapa, habrá que ir con cuidado antes de proponer una situación nueva para que desarrolle otra etapa. El niño necesita repetir varias veces el gesto para asegurarse de que lo ha adquirido y para apropiárselo. Si le proponéis muchas situaciones nuevas al mismo tiempo podrá ser demasiada estimulación para él, y corre el riesgo que se sienta frustrado al fallar.

Y Como siempre os aconsejo que observéis a vuestro hijo, escucharle, tener paciencia, y sobretodo confiar en él.

Deja un comentario